Riesgos y multas ¿Cuáles son las infracciones del T-MEC?

Se espera que el acuerdo USMCA beneficie a trabajadores, industrias, agricultores y empresas de todo tipo de rubros por medio de la logística internacional.

Este pacto comercial es la versión modernizada del Tratado entre México, Estados Unidos y Canada antes llamado TLCAN. La idea es que se asegure la continuidad de las exportaciones y se fortalezca la competitividad, la logística y comercio internacional en América del Norte.

Sanciones del T-MEC

A pesar de que la creación de este acuerdo multilateral se logró para fomentar el crecimiento de la economía, en caso de incumplimiento existen algunos aspectos que pueden dañar a las empresas y que ponen en riesgo la continuidad del tratado.

En materia laboral, derechos de autor o las medidas medioambientales, que se consideran como los puntos más álgidos del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, se establecieron mecanismos de sanción contra empresas y gobiernos, en caso de que no se cumpla con lo estipulado en los puntos acordados.

En caso de encontrarse elementos suficientes para imponer sanciones por incumplimiento de cualquiera de los acuerdos, pueden ir desde la suspensión del acuerdo o la denegación de la entrada de mercancías, hasta la cancelación del tratado, ya que se tienen previstos mecanismos de revisión cada 6 años y un examen exhaustivo a los 16 años de haber iniciado.

Además de lo anterior, se autorizó la creación de paneles de revisión que pueden ordenar el resarcimiento del daño, así como verificar que en casos más graves, se lleven a cabo las sanciones ya mencionadas.

Diversos expertos concuerdan en que el área donde puede haber más problemas para las empresas mexicanas, así como para el gobierno, es en el ámbito laboral. Esto se debe a la laxa legislación mexicana, así como el rezago que en ocasiones existe en la aplicación de la normativa.

Retos del T-MEC

El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (USMCA) incluye reglas más estrictas para la industria automotriz, nuevas protecciones para la propiedad intelectual, prohibiciones contra la manipulación de divisas y nuevas reglas sobre comercio digital, entre otros. Todos estos cambios no estaban disponibles cuando se inauguró el TLCAN en 1994, pero ahora son una de las piedras angulares del T-MEC.

Uno de los problemas que afectan al T-MEC incluyen nuevos desafíos legales a la nueva ley laboral de México. En ella, se busca garantizar que los trabajadores puedan organizarse libremente y que los sindicatos tengan plenos derechos de negociación colectiva. Pero ¿cuáles son algunos de los otros retos que se pueden enfrentar?

Nueva llamada a la acción

  • Nuevas obligaciones y mejoras laborales. El desafío laboral busca que empresas y gobiernos garanticen el cumplimiento de los derechos laborales fundamentales, pero además la idea es promover la transparencia en lo que respecta a la aplicación de la legislación laboral.
  • Cambios en la logística internacional. En el T-MEC se busca hacer mejoras a las herramientas de transparencia que se usan para garantizar los procedimientos de expedición de licencias de importación y exportación.
  • Oportunidades y paridad en el mercado automotriz. Se creó un índice salarial regional, en el que se requiere que, en términos de valor, el costo de fabricación deberá considerar un salario promedio de al menos 16 dólares la hora.
  • Cambios en la logística internacional por medidas medioambientales. Se incluyen disposiciones que buscan mejorar la calidad del aire, a prevenir y reducir la contaminación marítima, a apoyar el manejo sustentable de los bosques y asegurar procedimientos apropiados sobre las evaluaciones de impacto ambiental.

Está claro que los cambios requerirán una nueva forma de afrontar el logística y comercio internacional, a diferencia de cómo se hacía desde hace 24 años antes del T-MEC. Lo cierto es que muchas de las regulaciones que se exigen serán menester del gobierno, sin embargo, la obligación de acatarlas recae directamente en los empresarios que desean hacer importaciones o exportaciones a México, Estados Unidos y Canadá.

Estos cambios ofrecen varias oportunidades en los mercados, puesto que las empresas que se puedan adaptar con mayor facilidad podrán llevar la delantera a las que no.

El T-MEC tratado, busca nivelar y equilibrar muchas de los vicios que se tienen, pero que eran propios de las economías en las que se alojaban, sin embargo, los cambios son beneficios para muchos de los sectores que no podían ver las ventajas de un acuerdo multilateral en materia de logística y comercio internacional.

En Akzent tenemos presente los desafíos ante todo cambio, por ello nos preparamos para responder ante el entorno actual con eficiencia y tecnología conectando cada movimiento junto a los mejores procesos de logística internacional que una empresa puede requerir.

Nueva llamada a la acción