El sobrestock en almacenes ¿Cómo solucionarlo?

El sobrestock es un problema más común de lo que se piensa en almacenes. Esto puede deberse a múltiples factores: desde un mal cálculo en las necesidades del mercado, hasta una recesión inesperada.

Este problema ocasiona costos, deterioro de productos y daños a la imagen de la empresa, entre otras dificultades. Además, se trata de un uso ineficiente de la capacidad de almacenamiento.

¿Qué es el sobrestock?

Como su nombre lo indica, el sobrestock es el estado de un almacén que tiene un exceso de productos o materias primas. Las entradas de productos al almacén sobrepasan a las salidas, convirtiendo el almacenamiento en un cuello de botella.

Esta desorganización afecta también la rutina y dinámica de la producción. Así, la empresa se ve obligada a gestionar esa sobreproducción, al no tener una salida en el mercado para ella. Por ello casi siempre se da en empresas que producen en cadena.

El sobrestock se da cuando en un almacén hay un exceso de productos. Es decir, cuando hay más productos de los que podrían venderse.

Las razones del sobrestock pueden ser varias:

  • Errores de coordinación entre los departamentos de producción y ventas.

  • Errores en el cálculo de la rotación esperada.

  • Recesión en el mercado.

  • Cambio de temporada.

  • Llegada de un competidor que está apoderándose de parte del mercado. 

¿Cuáles son las desventajas de tener sobrestock?

El sobrestock ocasiona muchas dificultades para las empresas. No es solo tener más productos de lo que vendes, sino finalmente afectar toda tu producción y operatividad. Vamos a ver punto por punto las desventajas derivadas del sobrestock de productos:

Aumento de costos

El mal uso del almacenamiento, causa principal del sobrestock, ocasiona muchos costos adicionales a tu logística. Te hace perder productos, desordena el flujo de tus mercancías, deteriora el stock y hasta deteriora la imagen de tu empresa. 

El almacenamiento es de los principales costos de tu logística. Se invierte en el resguardo de las mercaderías, pero también en los equipos y maquinarias de conservación. Todos estos costos deben ser amortizados pues el sobrestock causa su desperdicio.

Obsolescencia

Los productos no solo tienen una función, sino también una fecha. Si los mantienes almacenados demasiado tiempo, podrían quedar obsoletos para el mercado. 

Tal vez pienses que esto solo aplica a productos perecederos (alimentos, semillas), pero no es así. También podría aplicarse a la ropa o productos de temporada. 

Por ejemplo, los artículos escolares dependen de la temporada de inicio de clases. Tenerlos almacenados y sacarlos luego de la temporada implica perderlos o tener que venderlos a precio de liquidación.

Los productos alimenticios, por su parte, también dependen de las temporadas. Además de la fecha de caducidad de estos productos, hay rubros, como el café o el pescado, que en algunas zonas se consumen solo en temporadas específicas.

Lo mismo pasa con los insumos para la agroindustria, que suelen comprarse en temporadas de cosecha. Si permanecen sin circular, pierden su valor y luego no consiguen colocación en el mercado. 

Flujos de movimientos y de mercancía ineficientes

Si las entradas de productos son mayores que su salida, el flujo de mercancía se hace ineficiente. Como comentamos anteriormente, se crea un “cuello de botella” en el almacén. 

Así no solamente se ven afectados los productos con sobrestock, sino también los demás pues tardarás más tiempo en atender tus pedidos, mover tus mercaderías y hacer tus envíos a tiempo. Este retraso en logística se traduce en pérdidas y avances de la competencia.

El sobrestock afecta el flujo de tus mercaderías en los almacenes. Hay más entradas que salidas de mercancía, lo que crea un enorme desbalance.

Deterioro del stock

Si trabajas con productos con fecha de caducidad, el sobrestock podría llevarte a perderlos. Mercancías como alimentos, semillas o productos orgánicos deben venderse a tiempo o se deterioran.

Otros productos como la ropa, los tejidos, los libros, el papel, los muebles, aunque no se vencen, se deterioran con el tiempo. Incluso aunque el almacén tenga buenas políticas de control de humedad o el clima. 

Los productos que pueden deteriorarse no deben ser víctimas del sobrestock o te verás en una dura disyuntiva. Al final, tendrías que decidir entre venderlos por debajo de su precio o dejarlos caducar en el almacén.

Mala reputación para la empresa

Finalmente, sobra decir que si tu empresa se vuelve lenta con sus envíos y deja perder mercancía, su reputación se verá afectada. 

  • ¿Quién quiere comprarle a una empresa que remata sus productos para no perderlos en el almacén?

  • ¿Están tus clientes dispuestos a aceptar retrasos en sus envíos?

Es evidente que no es así. Por lo que impedir el sobrestock es invertir en la reputación de tu compañía.

Consejos prácticos para evitar el sobrestock

Como vimos, el sobrestock es un lujo que las empresas no se pueden permitir. Por ello, toma en cuenta los siguientes consejos para intentar evitarlo:

  1. Cuenta con un sistema de gestión de almacenes. La gestión de tus almacenes tiene que ser eficiente y apoyarse en la tecnología. Contar con un sistema de gestión que te informe con antelación de los posibles excesos de un producto, se puede prevenir el sobrestock. 

  2. Optimiza la coordinación de tu equipo. Mucho del sobrestock se da por fallas en la información y descoordinación del equipo de trabajo. En parte esto ocurre por no apoyarte en las herramientas tecnológicas adecuadas. 

  3. Contrata a un aliado logístico. Lo mejor para no tener sobrestock es buscar a profesionales para el manejo de tu logística. Un buen aliado logístico, como Akzent, te da la tranquilidad de una buena gestión de inventarios, sin excesos ni fallas de stock.

  4. Evalúa el mercado de forma constante. La aparición de un nuevo competidor o una variación en los hábitos de consumo afectan la demanda de tus productos. Si evalúas constantemente el mercado, difícilmente cometerás errores de producción que causen un sobrestock.

  5. Implementa nuevas políticas de producción. La producción just-in-time o la estrategia logística de cross-docking son formas novedosas de abordar la producción en cadena. Implementarlas te ayudará a evitar el sobrestock. 

Si tienes sobrestock de mercancías una de las mejores soluciones es contratar un proveedor 3PL para gestionar la logística de tu empresa.

En Akzent estamos conscientes de que el sobrestock es un gran problema para las empresas y queremos evitar que pases por un problema de este tipo, por lo que contamos con espacios de alta calidad destinados al almacenaje y resguardo que te podrán ayudar a cumplir tus objetivos de producción. En Akzent buscamos ser tus aliados estratégicos y conectamos cada movimiento.

mejorar-rentabilidad-en-empresas