Logística B2B vs. B2C: ¿Cuál necesita tu empresa?

Procesos empresariales como la logística B2B (Business to Business o Empresa a Empresa, en español) y B2C  (Business to Consumer o Empresas a Clientes, en español) tuvieron que evolucionar debido a las ventas por internet. Es por eso que si quieres ser un líder en ventas es clave que puedas diferenciar cuál de estos modelos funciona mejor para tu negocio.

Aunque los dos modelos de logísticas comparten un fin común: hacer que las personas hagan sus compras y reciban los productos; hay condiciones que van a variar dependiendo si se trata de logística B2B o B2C. 

Por ejemplo, B2B sucede cuando un distribuidor lleva sus productos a una tienda física para que esta los venda. El B2C, por su parte, puede ser un e-commerce que le enviará directamente el producto al comprador. 

En este artículo profundizaremos sobre cada uno de los aspectos determinantes que debes considerar para escoger la logística correcta para tu empresa, lo cual depende de diferentes factores:

Aunque en la logística B2B y en la B2C se quiera que los clientes finales compren productos, los dos tendrán procesos muy diferentes.

¿Qué es la logística B2B?

Para poder identificar cuál tipo de modelo debe adaptar cada negocio es importante definir algunos conceptos básicos como logística B2B. Este se refiere a las transacciones comerciales que suceden de empresa a empresa. 

Este tipo de modelo se va a centrar en enseñar las características propias del producto, así como de la cuota que este tiene dentro del mercado. Precisamente por ello, la logística B2B va a consistir en el vínculo entre los fabricantes de un producto y sus distribuidores

Una característica distintiva de este tipo de logística es que se manejan una cantidad grande de productos y se tiene una mejor gestión del transporte, especialmente por la cantidad de volúmenes que se mueven.

¿Qué es la logística B2C?

Ahora bien, el término B2C hace referencia a las transacciones que se dan entre un negocio y el consumidor final. Por ejemplo, entre un e-commerce y sus clientes. Por tener estas características, los pedidos son tanto de menor valor como de volumen a comparación de los de la logística B2B 

En este caso, las empresas no hacen envíos de sus cargas por medio de palés, más bien seleccionan cada pieza de acuerdo a la cantidad requerida en los pedidos individuales de sus clientes. 

Por todo lo anterior, la logística B2C comúnmente es más demandante con la mano de obra, por lo que es posible que requiera hasta tres veces más de esfuerzo que otro tipo de almacenamiento tradicional. 

En el siguiente video podrás conocer un poco más sobre la logística B2C:

 

Principales diferencias entre logística B2B y B2C

Hasta este punto ya sabemos en qué consiste la logística B2B y B2C, así como sus características principales. Sin embargo, hay otros factores que pueden ayudarte a definir cuál es la más recomendable para tu negocio. Veamos las más importantes: 

Cliente objetivo 

Antes hablamos de que cada logística se dirige a un público distinto, sin embargo, esto se debe a que atienden necesidades muy específicas. Por ejemplo, la logística B2B se centra en el mundo empresarial, donde es posible asumir errores de producción, cadena de suministro, retrasos, entre otros, principalmente porque tienen protocolos establecidos para ello. 

Igualmente, en la logística B2B el volumen de los pedidos es mucho mayor, por lo que la eficacia de este tipo se mide por medio de indicadores porcentuales, como el nivel de servicio que se tuvo. 

En la logística B2C en cambio, como se hace con el consumidor final, no se aplican las mismas reglas, debido a que el cliente no contará con la misma tolerancia. Para él será indistinto si se tuvo un problema con la producción, el transporte o el almacenaje. 

En este último caso, el servicio de B2C va a penalizar mucho más a las empresas, incluso evitando volver a comprar en la tienda por el fallo en cuanto a sus entregas. En general, este tipo de cliente espera comprar algo y recibirlo en pocas horas, de no ser así puede buscar otro proveedor. 

Mientras el B2B se encarga de los grandes pedidos, el B2C gestionará pedidos personalizados mucho más pequeños.

Logística inversa

La siguiente diferencia es que en el B2C hay un volumen más alto de devoluciones que en la logística B2B. De hecho, al menos 30% de los productos vendidos online son devueltos. 

En B2B es posible que se devuelvan palés una vez al mes, bimestral o por temporadas, principalmente porque es una logística muy controlada. Mientras en el e-commerce las devoluciones son diarias, lo que hace que su gestión sea mucho más compleja.

La gran diferencia es que la logística inversa del B2B tiene un coste más elevado debido a los medios que se utilizan, el espacio que se asigna a la mercadería rechazada y el precio de la misma.  

En este sentido, las empresas de logística B2B desarrollan operativos vinculados al seguimiento y la evaluación del nivel de rechazo de la mercancía. Esto asegura un mayor control del retorno de los productos desde mucho antes de que sean enviados. 

Tecnología

Como la logística B2C nace de una venta online se pueden presentar diferentes implicaciones tecnológicas. Por ejemplo, que la tienda pueda mostrar eficientemente el stock que se tiene en tiempo real. 

Para lo anterior es necesario implementar un desarrollo web que conecte el sistema de gestión de almacenes con la logística y distribución, de forma que cumpla con los plazos y expectativas de los clientes. 

En cambio, en la logística B2B, la tecnología que se usa está basada en la gestión de pedidos y la administración de inventarios a través de la nube, uniendo los canales de manera óptima para realizar las tareas necesarias. 

La tecnología para la logística B2C es sumamente importante para no perder clientes. Por ejemplo, contar con un desarrollo web en donde el sistema de gestión de almacenes esté vinculado con la logística y distribución. 

Retos de la logística B2C y B2B

Tanto la logística B2B como la B2C tienen retos por delante, sobre todo por el contexto actual de la pandemia y el auge acelerado del e-commerce. Entre estos se encuentran:

  • Digitalización. Es preciso que se sumen cada vez más empresas a la digitalización para reducir el uso de papeles en los procesos aduanales, albaranes, entre otros. De esta forma se puede facilitar y automatizar estos requisitos tan importantes en la logística. 

  • Mayor visualización de la ubicación de los productos. El B2C tiene un acceso más limitado a las ciudades, por lo que es menos eficiente en el reparto, así como en darle visibilidad al cliente sobre la localización de su pedido o producto. 

  • Aminorar los costes de logística. Regularmente el pago del transporte no va a cargo del cliente final en el B2C, lo que aumenta la carga para las empresas. Para poder hacer esto sostenible en el tiempo y a gran escala es necesario encontrar la forma de que la entrega sea mucho más rápida y con un coste menor. 

  • Rentabilizar las rutas. Es prioridad contar con equipos potenciados con la tecnología para rentabilizar las rutas del B2B. Ya que mientras menor sea el tiempo en la ruta, mayor será la productividad.

  • Seguridad como prioridad. Para la logística B2B resulta necesario invertir en una tecnología capaz de hacer el transporte de la mercancía de una forma más segura evitando así tanto robos como accidentes. 

La futura evolución del stock pasa por la transformación de los sistemas de gestión. En ese sentido, administración, almacenaje, transporte y comunicación son aspectos claves a tener en cuenta si se quiere tener la logística indicada, ya sea que tu negocio sea B2B o B2C.

En Akzent contamos con un servicio de logística integral capaz de brindar la comunicación, visibilidad y análisis de cada proceso, y somos especialistas en logística B2B. Nuestro fin es ayudarte a alcanzar las metas de tu negocio y apoyarte en su crecimiento.

¿Te interesa mejorar tu logística o buscas una solución para ella? Contamos con la experiencia necesaria para asesorarte. En Akzent, conectamos cada movimiento.

entregas-perfectas-en-logistica