¿Cómo prevenir contratiempos y asegurar la llegada de tu carga?

Sea por vía aérea, marítima o terrestre un embarque puede sufrir demoras no deseadas. Estos contratiempos no solo retrasan la entrega de nuestra mercancía sino que también puede producir costos extras

Por ejemplo, puede suceder que arribe una carga al puerto o aeropuerto y que no se tengan los certificados necesarios para poder retirar la mercancía del depósito. Esto generará varios días de almacenaje hasta que se pueda subsanar la situación. 

También puede suceder que los contratiempos se generen por situaciones ajenas a la empresa: el buque donde debían cargar nuestra mercancía está lleno y no suben el contenedor con los productos de la empresa. En estos casos, debemos ver bien a quién corresponde cubrir estos gastos.  

En este artículo te contamos sobre cómo prevenir todo tipo de contratiempos para asegurar que el embarque llegue en tiempo y forma a destino:

Acciones para mitigar contratiempos en la llegada de tu embarque

Contar con todos los documentos que puede pedir el agente aduanal, disponer de los fondos para abonar los costos de los depósitos o contratar el flete terrestre contratado con tiempo son algunas de las medidas que se pueden tomar para evitar contratiempos.

Sin embargo, queremos darte otras medidas más específicas que debes tener en cuenta:

  • Croquis de rutas

Cuando se realiza una carga aérea o marítima el cliente no tiene influencia sobre la ruta a tomar, ya que son las navieras o las líneas aéreas quienes lo deciden. Sin embargo, en el flete terrestre no es así. 

En algunos casos, cuando la carga se transporta en camión la empresa puede decidir o pedir a su transportista qué ruta hacer para llevar la mercancía. De esta forma, se podrán establecer caminos alternativos si surge un contratiempo. 

Por ejemplo, si hay algún inconveniente (un paro que corta la ruta, una inundación o un paso cerrado por nieve) la logística tomará la ruta B indicada en el croquis de viaje, posibilitando de esta manera que la mercancía llegue en tiempo y forma. 

  • Planes alternos

Siempre es bueno tener un plan B ante posibles inconvenientes. De esta forma, si hay problemas para transportar la mercancía quizás se puede hacer una parte por algún otro medio de transporte o tomando una ruta alterna

También se pueden tener en cuenta para cargas de contenedores full la utilización del transporte vía terrestre para ciertos trayectos donde las rutas lo permitan. 

En esta situación, nos puede servir utilizar los transportes multimodales, realizar un trayecto por vía aérea o marítima y el resto por vía terrestre. ¡Todo será cuestión de analizar costos y beneficios!

  • Considerar factores climáticos

Las inclemencias del clima también pueden generar demoras en la operatividad. Una inundación en una zona de rutas, un huracán o fuertes tormentas de nieve pueden ser factores que no solo generen retrasos sino que pueden poner en riesgo la mercancía y las personas que trabajan para transportarlas

Tener en cuenta los factores climáticos permitirá pensar en rutas alternativas para que los productos sigan llegando en tiempo, forma y seguros. Si te interesa saber más sobre este tema puedes ver nuestro eBook “Consideraciones logísticas en temporada de huracanes”.

  • Considerar factores de infraestructura

Cuando se menciona la infraestructura se hace mención a las rutas, puentes, instalaciones de comunicación, puertos, aeropuertos, etc. Que un país cuente con la infraestructura necesaria hará que la operatoria de comercio exterior sea más fluida.

Ante posibles inconvenientes, saber con qué infraestructura cuenta el país donde se está o a dónde se dirige nuestro embarque será fundamental para poder tomar decisiones. 

¿Tiene rutas seguras? ¿El puerto realiza la descarga rápidamente? ¿Qué frecuencia de vuelos hay hacia el aeropuerto que nos interesa? Estas son algunas preguntas que debemos tener en cuenta sobre la infraestructura ante un inconveniente.

Si les interesa seguir ahondando sobre cómo evitar contratiempos te invitamos a ver este video sobre los 5 errores a evitar en logística:

 

Los contratiempos que puede sufrir un embarque son varios. Puede ser por demoras en el puerto, por estar el buque lleno, por inclemencias del tiempo o porque no se consideró que se necesitaba un certificado extra para la parte aduanera. 

Estar atentos a estas situaciones y tener una comunicación fluida con el agente de carga y el agente de aduana puede disminuir estos contratiempos. También  puede servir para pensar en un plan B para que la mercancía llegue a tiempo por una vía alternativa.

En Akzent prevemos cualquier contratiempo para asegurar la llegada de tu embarque. Generamos rutas y planes alternos en caso de alguna contingencia, considerando factores climáticos y de infraestructura. En Akzent, conectamos cada movimiento. 

Nueva llamada a la acción